miércoles, 7 de enero de 2009

La noche de Reyes

Bueno ya llevaba varios días sin contar las peripecias de mi principito. La verdad es que ha sido muy bonito.

Cada día disfruta más con las reuniones y de las fiestas, ayer todavía recodábamos su padre y yo como fue de desastroso su primer cumpleaños, claro y ahora lo entiendo: un montón de gente irrumpió en su orden y su tranquilidad. Todo el mundo le llevaba regalos y le cantaban el cumpleaños feliz. Pero claro en aquel momento nos pareció que el niño estaba cansado o que había demasiado jaleo. Cosas que usamos durante algún tiempo para justificar el comportamiento de Pablo, aunque ahora todo tiene una explicación, pero por aquel entonces nosotros aún la desconocíamos.

Bueno volvamos al presente: este año ha sido más consciente de la llegada de los Magos y fuimos con los primos a ver la cabalgata. Le gusto pero lo que más le llamo la atención fue que la música acompañaba a la cabalgata.

Al terminar fuimos a casa de la yaya y ya habían dejado allí los regalos. Todos contentísimos abrieron los regalos y Pablo muy contento al abrir a Winnie de Pooh Cuentacuentos que le habían dejado los Reyes en casa de su tita Juli, ya que tenia uno pero un día decidió que tenía que bañarse con él y lo ahogo.

Luego en casa le dejaron una canasta electrónica y una pizarra magnética y casa de la abuelita, de los tios y los primos como no ropa y dinerillo que viene genial.

Ayer vino a comer a casa mi familia y cuando llegó, que se había ido con su padre a ver a la yaya y los encontró allí se puso contentísimo y es que las reuniones cada día le gustan más y a nosotros nos alegra que cada dia difrute mas al estar en compañia de la gente, pues nos parece una buena señal.