martes, 2 de diciembre de 2008

El nacimiento de Pablo

Anteriormente al embarazo de Pablo en Mayo del 2002 sufrí un aborto expontaneo en la semana 10, en ese momento parecía que el mundo se iba acabar y tras la recuperación oportuna en octubre volví a quedarme nuevamente embarazada. Fue un inmensa alegría para toda la familia y especialmente para Jose y para mí.

Fue un embarazo genial, no tuve ningún tipo de malestar, ni mareos, ni nauseas, vamos que todo iba sobre ruedas. Estuve activa en mi trabajo hasta dos dias antes de dar a luz. El embarazo lo llevaba por lo privado y los controles eran muy seguidos y exaustivos.

Ya me venia anunciando la ginecóloga que el niño era grande y que posiblemente habría que inducir el parto, antes de llegar a termino y así el día 30 de junio lunes tenía cita para revisión.
Me ponen en monitores y posteriormente entro a la consulta de la ginecóloga y me dice que esta todo genial pero que tengo ya 1,5 cm de dilatación. Que si no tengo ninguna molestia el miércoles a primera hora tengo que estar en el hospital para inducir el parto.

Todo fue muy bien, llegé a primera hora de la mañana y cuando me reconoció el matrón tenía ya 2 cms de dilatación y yo estaba fenomenal. Me monitorizaron y rápidamente llegó el anestesista para ponerme la epidural. La dilatación fue lenta pero a eso de las 18 h. ya estaba preparada para ver la cara de Pablo.

Me llevaron al paritorio y Jose se estaba poniendo la bata y los patucos para asistir al parto. Empeze a empujar, pero era imposible, el niño se encajó y no salia, asi que en el último instante tuvieron que hacerme la cesarea.

¡ Que alegria por fin tenía Pablo entre mis brazos! Empezé a llorar sin ningún consuelo y por fín tenía a mi hijo, a mi tesoro. Eso si rápidamente me di cuenta que este niño era el vivo retrato de su padre.

Esto fue el miercoles 2 de julio de 2003 a las 18.45 h. de la tarde con un peso de 4.020 grm. y 54 centimetros, cuando llego al mundo Pablo.

1 comentario:

QueridoQuique(Concha) dijo...

Hola Esther, ya ves, estoy por aquí haciendo un repaso a tu blog. No sé, me apetecía. Quique y Pablo se llevan 11 meses, porque nació en junio de 2002. Mi parto también fué inducido porque Quique tenía los riñones dilatados y al final creo que no tenían que haberme provocado el parto, por lo menos por tan poquitos días. Pero no me hicieron la cesarea. Ay! Cuantos sufrimos las madres!