martes, 13 de enero de 2009

Musicoterapia


Hoy es martes y por tanto uno de los días favoritos de Pablo y mas cuando se va a reencontrar con Eduardo tras las vacaciones de navidad.
Empezamos cuando Pablo tenia 3 años. Al principio como era muy pequeño competía la clase con Inmanol y durante el primer año estuvieron trabajando juntos, pero eran muy distintos y al final Eduardo decidió separarlos para aprovechar mas las capacidades de cada uno. Lo positivo de ese año es que Inmanol incordiaba a Pablo y el aprendió a tolerar la intromisión de otros en sus cosas y como Pablo era mas calmado también la ayudo a Inmanol a conseguir momentos de relax.


La relación que existe entre Pablo y Eduardo es muy especial, bueno hay que decir que dentro de la asociación Eduardo es el terapeuta preferido de los niños ya que su forma de trabajar con ellos es muy distinta a la de las chicas pues su terapia es mas lúdica y todos disfrutan un montón.


La clase es de 45 minutos un día a la semana y a Pablo al menos se le hace poco. La clase esta estructurada por un gran panel donde van siguiendo el trabajo del día.

Creo que la definición elaborada por la Comisión de Práctica Clínica de la Federación Mundial de Musicoterapia que es muy acertada " La Musicoterapia es el uso de la música y/o sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) realizada por un musicoterapeuta calificado con un paciente o grupo, en un proceso creado para facilitar, promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos relevantes, para así satisfacer las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas. La Musicoterapia tiene como fin desarrollar potenciales y/o restaurar las funciones del individuo de manera tal que éste pueda lograr una mejor integración intra y/o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento"

Como podeis ver en la foto estan trabajando sobre una alfombra, bueno pues ahora a Pablo no le gusta nada esa alfombra y cuando le digo que vamos a clase siempre me dice "Eduardo quita el mantel" y asi lo hacen cada martes para poder disfrutar de ese momento magico que viven cada semana.

2 comentarios:

Curra dijo...

Esther, qué bonito tu blog!

Mi hijo también adora su clase de música, gracias por haberme animado a empezarla!

Abrazos,

Curra

Esther dijo...

Me alegro mucho de haberos conocido.

Muchos besos.